«SU», NOS LLEVÓ LOMBRICES

MARÍA PILAR SÁNCHEZ DOLADO

 mariajesusblazquez.com-53- espirales boleros  «…las proteínas son como casas y los aminoácidos  los ladrillos». Esta es la frase que recuerdo de las clases de biología. Ejemplos claros para conceptos de difícil comprensión… así era la enseñanza de «Su». Recuerdo un día que estaba explicando cómo se expandían las fuerzas de un terremoto, sacó a la tarima de la clase a los chicos más ¿conflictivos? (en mi época sólo nos dedicábamos a hablar, como mucho a tirar pelotillas de papel…), los puso en fila india y cuando explicaba las fuerzas longitudinales empujaba a uno y se iban empujando todos… Fue una clase muy divertida.

Aparte de la clase de Ciencias Naturales, biología, etc… en las horas de tutoría (que como sabréis es una hora para ir al patio) «Su» nos hacía clases de educación postural (ahora en los gimnasios hay actividades para tener una postura correcta de la espalda y evitar lesiones, nosotros hemos tenido la suerte que nos enseñó a tener una postura corporal correcta y ahora nos evitamos gastos), de refuerzo de la autoestima (esto lo utilizo mucho porque hay momentos en los que me olvido de quien soy y de lo que quiero conseguir y con un ejercicio sencillo de visualizaciones, vuelvo a tener la energía para volver a empezar o simplemente superar una mala temporada), las clases de métodos anticonceptivos, las de lactancia y partos…(estas clases en su día fueron muy impactantes porque a los 14 años que te pongan un vídeo de un parto… marca y mucho).

«Su» fomentaba el compañerismo en todas las clases, me solía cambiar de sitio (porque hablaba muchísimo) y me sentaba con un chico que no me caía bien (para mí era un poco «raro») pero cuando acabamos el curso, no éramos amigos pero conseguimos llevarnos bien. Esta es una de las mejores cosas que me han quedado que soy capaz de relacionarme con todas las personas.

Otro recuerdo que tengo de la clase de Ciencias Naturales o  Biología fue que «Su» nos llevó lombrices a clase porque nos explicaba su labor de oxigenación y abonado de la tierra. Bien, pues «Su» nos dijo que las teníamos que coger y a mi me daban muchísimo asco… pero me hizo cogerla durante 5 segundos sin hacer ningún tipo de mueca de asco. Ahora las lombrices ya no son un problema de hecho se han convertido en compañeras de trabajo ya que son unas de las mejores aliadas para la Agricultura Ecológica que es donde trabajo.

También mi primer examen de test lo hice en su clase, el cambio de sistema fue difícil pero en la Universidad me sirvió de mucho haber hecho antes este tipo de exámenes. No recuerdo si Su fue injusta en los exámenes, si era muy dura, sino que muchas de las cosas que nos enseñó, me han servido de mucho. No se molestaba en leer el libro sino que nos hacía implicarnos haciendo dietas y contando calorías…en fin, espero que no haya cambiado la forma de enseñar porque algunas cosas se nos quedan grabadas para siempre.

Estuve en el Instituto (creo recordar, claro) del 92/93 hasta 96/97, porque repetí COU (ahora ya no se llamará así). Por aquellos años las puertas del «Insti» estaban abiertas siempre, podíamos entrar o salir cuando queríamos. Después fui a la Universidad y estudié Ingeniería Técnica Agrícola de la rama Industrias Agroalimentarias, estuve haciendo prácticas y tuve la suerte de entrar a formar parte del Comité Aragonés de Agricultura Ecológica que es donde continúo trabajando. En este trabajo me he dado cuenta de lo importante que es la alimentación y que no la valoramos lo suficiente. Todo el mundo sabe que es una manzana pero nadie se preocupa de cuantos productos químicos le han echado al árbol, a la tierra como abonado o los productos que han utilizado en la cámara hasta que una persona se la come. Dicen ahora que comer frutas y verduras es saludable. Pero ¿qué frutas y verduras? ¿Esas frutas y verduras que te las comes y no saben a nada y con residuos de pesticidas? Claro, una manzana no te mata pero ¿y todos los residuos químicos que vamos almacenando cada vez que comemos?

Durante todos estos años me he dado cuenta que a las multinacionales no les importamos en absoluto, somos su fábrica de hacer dinero. Nos enseñan lo que les interesa y así somos manipulables. No quiero hacer ningún tipo de campaña pero sí me gustaría que la gente empezara a pensar en que muchas cosas que dicen que son buenas, en realidad sólo son buenas para ellos. La mente tiene que cambiar, eso está claro, para poder volver a un ecosistema sostenible, las personas no podemos vivir sin árboles, sin agua y sin animales… Somos parte de un todo y lo tenemos que cuidar.

28-04-2010

Anuncios